Olivar

OLIVAR

Nuestra sede está en un pueblo del Valle del Guadiato cordobés donde el olivar es el rey. Lamentablemente, de monocultivo convencional. Nuestra tarea está no solo en devolverle la vida a nuestras tierras, sino en normalizar y difundir la práctica regenerativa entre la gente del pueblo y la zona para recuperar la biodiversidad y preservar el agua de las pocas lluvias que recibimos al año, cuidando la tierra y previniéndola de la erosión.
Predicamos con el ejemplo trabajando desde esta óptica holística nuestras dos hectáreas y los casi ochocientos olivos que otra familia del pueblo nos ha cedido. Diseñamos en línea clave, con cubiertas vegetales y setos para polarizadores, abono verde que capture el nitrógeno atmosférico y lo fije en la tierra, estímulo de la infiltración del agua en contra de la erosión, pastoreo rotativo de nuestros animales…

«Estamos en un pueblo del Valle del Guadiato cordobés donde el olivar es el rey» 

La cosecha anual nos abastece para el resto del año en la cocina y en la elaboración de ediciones limitadas de jabón de primera calidad y artesanal en toda la mayoría posible de sus ingredientes. Tenemos un total de cuatro recetas de estos jabones de uso corporal, y son uno de los obsequios que hacemos llegar a la gente que nos realiza un tipo de donación (redirigir a DONATIVOS), a modo de agradecimiento.

*Las actividades de voluntariado se realizan a través de una página web externa que proporciona un contrato de voluntario, seguro médico y vela por los derechos de ambas partes.