Luciérnagas

En Luciérnagas nos pidieron originalidad y fantasía, y así lo hicimos: presentamos una cafetería en donde nada se podía comer. De manera abierta, cada uno podía prepararse su desayuno y llevárselo a casa de manera gratuita.

En colaboración con

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *